Influencia del calor en aves de carne y huevos, control y manejo

Las Aves de Carne son de sangre caliente (Homeotérmicos), con capacidad de conservar la temperatura de sus órganos internos pero en forma bastante uniforme; sin embargo, este mecanismo (Homeostático) sólo es eficiente cuando la temperatura ambiental se encuentra dentro de ciertos límites.
Las aves no pueden adaptarse a las temperaturas extremas. Por tanto es importante que los pollos sean encasetados y cuidados para proverlos de un ambiente que les permita conservar su equilibrio térmico.

Hay muchos estudios que se han demostrado que cuando la temperatura ambiental aumenta de 15.5ºc a 26.6ºc hay una correlación directa con el consumo diario de energía. El consumo de energía es mucho más alto a temperaturas bajas que a temperaturas bajas que a temperaturas altas, y por lo tanto la conversión alimenticia se aumenta. Esta relación, sin embargo, solamente se mantiene hasta una temperatura de 27.7ºc a 28.3ºc.

A esta temperatura el requerimiento de energía por unidad de peso corporal se empieza a aumentar diariamente para cubrir los requerimientos del ave y disminuir la temperatura con el objeto de tolerar las temperaturas más altas. Por lo tanto, la meta del avicultor debe ser la de mantener las temperaturas ambientes entre 27.7º a 28.3ºc con el objeto de alcanzar la menor cantidad de energía por unidad de peso corporal para mantener la temperatura normal de los pollos de engorde.

Artículos Destacados